Mensajes subliminales en la publicidad de coca cola

Mensajes subliminales en la publicidad de coca cola

Seducción subliminal

James McDonald Vicary (30 de abril de 1915 – 7 de noviembre de 1977) fue un investigador de mercado más conocido por ser pionero en el concepto de publicidad subliminal con un experimento realizado en 1957. Posteriormente se sugirió que los resultados de sus experimentos habían sido fraudulentos. Vicary no pudo reproducir nunca los resultados de sus experimentos.

Nacido en Detroit y formado en la Universidad de Michigan (licenciatura en 1940), fue pionero en el uso del análisis del parpadeo de los ojos para obtener pistas sobre los niveles de tensión emocional de los sujetos cuando se exponen a diversos estímulos[1] También estudió los fenómenos de la compra impulsiva y la asociación de palabras.

Es más famoso por haber perpetrado un estudio fraudulento de publicidad subliminal en 1957. En él, afirmaba que un experimento en el que se mostraba repetidamente a los espectadores anuncios de 1/3000 segundos de Coca-Cola y palomitas de maíz aumentaba significativamente las ventas del producto[3]. Basándose en sus afirmaciones, la CIA elaboró en 1958 un informe titulado «El potencial operativo de la percepción subliminal»[4] que llevó a la prohibición de los cortes subliminales en EE.UU.[dudoso – discutir]. En él se sugería que «ciertos individuos pueden, en ciertos momentos y bajo ciertas circunstancias, ser influenciados para actuar de forma anormal sin ser conscientes de la influencia». Cuando se le retó más tarde a replicar el estudio, no encontró resultados significativos. Vicary no dio explicaciones sobre sus resultados ni ningún otro detalle sobre su estudio al público, alegando que forma parte de una patente confidencial. Cuando Stuart Rogers[5] entrevistó al teatro que supuestamente llevó a cabo este experimento, el director declaró que nunca se había hecho una prueba de este tipo (Rogers 1992)[5].

Mensajes subliminales en los anuncios de cine y televisión ppt

Si trabaja en el sector de la publicidad, es probable que alguien ajeno a él le haya preguntado por la publicidad subliminal. Marsha Appel, de 4A, analiza el ascenso y la caída del mayor mito publicitario del siglo XX.

Todo comenzó en el verano de 1957, cuando un investigador de mercado sin éxito llamado James Vicary anunció que había realizado una «prueba científica» en un cine de Fort Lee, Nueva Jersey. Durante el visionado de la película Picnic, afirmó haber emitido mensajes que decían «Beba Coca-Cola» y «¿Tiene hambre? Come palomitas» en la pantalla durante 1/3000 de segundo, muy por debajo del umbral de percepción consciente del público. Vicary afirmó que las ventas de palomitas y de Coca-Cola aumentaron un 57,5% y un 18,1% respectivamente.

Esto provocó un aluvión de titulares y muchos ingresos por consultoría para Vicary. El tema encajaba perfectamente con el libro recientemente publicado, Hidden Persuaders, en el que Vance Packard describía los «poderes secretos» de los anunciantes para manipular a los consumidores. Imagínese: los anunciantes poco éticos podían plantar mensajes subliminales en la mente de los consumidores y engañarlos para que compraran productos que no querían o necesitaban. Era la época de la paranoia sobre los OVNIs, el comunismo y el lavado de cerebro, así que llamó la atención del público… y del gobierno.

Prohibición de la publicidad subliminal

Se supone que la publicidad debe ser impactante e ingeniosa, pero no prepotente. Hay muchos ejemplos que seguramente has visto muchas veces sin darte cuenta en ese momento, pero que aun así han conseguido cambiar tu percepción de la marca. ¿Por qué? Llegaron a un nivel subliminal.

Los mensajes subliminales en la publicidad están diseñados para atraer a las personas de forma subconsciente. Estos anuncios utilizan varios colores, formas y palabras que permiten a los clientes hacer pequeñas pero poderosas asociaciones entre una marca y un significado previsto.

Y los anuncios tienen una larga historia de sutileza. Tanto si esconden un doble sentido en un logotipo como si hacen algo de magia con Photoshop, los anuncios subliminales cumplen definitivamente los criterios de astucia. Y cuanto más inteligente sea el anuncio, mejor nos sentiremos al «entenderlo», y mejor nos sentiremos con el producto.

Este es el mensaje subliminal en su esencia: sutil, pero inteligente. Pepsi publicó la imagen de la izquierda y Coca-Cola respondió con la imagen de la derecha. El anuncio original de Pepsi es subliminal porque hace que el espectador piense y se ría un poco: es divertido sugerir que conseguir una Coca-Cola cuando querías una Pepsi da miedo. La respuesta de Coca-Cola también es perfecta y se convierte en una gran herramienta de aprendizaje: a veces, el eslogan realmente hace la imagen.

La era de la manipulación

¿Busca una nueva forma de publicitar su producto? ¿Ha pensado en implantar sugerencias en su publicidad actual que vinculen su producto con el sexo y el poder? Haga clic aquí para ver los anuncios >El nacimiento de la publicidad subliminal tal y como la conocemos se remonta a 1957, cuando un investigador de mercado llamado James Vicary insertó las palabras «Come palomitas» y «Bebe Coca-Cola» en una película.

Las palabras aparecían durante un solo fotograma, supuestamente lo suficientemente largo para que el subconsciente las captara, pero demasiado corto para que el espectador fuera consciente de ello. Los anuncios subliminales supuestamente crearon un aumento del 18,1% en las ventas de Coca-Cola y un aumento del 57,8% en las ventas de palomitas.Los resultados de Vicary resultaron ser un engaño. Un estudio de Harvard de 1999 empleó un método similar al de Vicary: los sujetos jugaron a un juego de ordenador en el que una serie de palabras aparecían ante ellos durante unas milésimas de segundo. Un grupo recibió palabras positivas como «sabio», «astuto» y «consumado». A pesar de que estas palabras parpadeaban demasiado rápido como para ser percibidas conscientemente, los que recibieron palabras positivas salieron de la habitación mucho más rápido que los que recibieron palabras negativas.

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad