Ejercicios de equilibrio física

Ejercicios de equilibrio física

Ejercicios neuromusculares para el equilibrio

Una vida sana requiere equilibrio, y no sólo en sentido metafórico. Ser capaz de mantener el equilibrio físico es crucial para realizar las actividades cotidianas, desde subir y bajar las escaleras hasta alcanzar un artículo en un estante del supermercado. Pero, aunque mucha gente se apresura a dar un paseo diario e incluso puede hacer algunos ejercicios de fuerza un par de veces a la semana, los ejercicios para desarrollar el equilibrio no siempre figuran en la lista de ejercicios. Según los expertos, deberían hacerlo.

A medida que uno envejece, los sistemas físicos del cuerpo que le ayudan a mantener el equilibrio ya no responden como cuando era más joven. Mantener el equilibrio es en realidad una tarea compleja para el cuerpo, que requiere la acción coordinada no sólo de los músculos, sino también de los ojos, los oídos, los tendones, los huesos y el cerebro.

Además, los problemas de salud que se hacen más comunes con la edad, como los trastornos del oído interno, la disminución de la sensibilidad en los pies o la hipotensión postural (presión arterial baja al estar de pie) pueden hacer que se sienta inestable.

¿Estar de pie sobre un pie? Sí, eso se puede considerar. Entra en una categoría denominada ejercicios de equilibrio estático. Estos ejercicios mejoran el equilibrio cuando se está de pie. Pero un buen entrenamiento de equilibrio debe incluir también ejercicios dinámicos, cuyo objetivo es mejorar el equilibrio cuando estás en movimiento. Lo ideal es tratar de incorporar algunos de estos ejercicios dos o tres veces por semana.

Ejercicios de equilibrio pdf

En Norteamérica, las caídas son una de las principales causas de lesiones y muerte de las personas mayores. Sin embargo, usted no tiene por qué ser víctima de resbalones y caídas. Haciendo ejercicio, puede mejorar su equilibrio y su fuerza, para poder mantenerse erguido y sentirse más seguro al caminar.

Lo mejor es empezar con un sencillo ejercicio de equilibrio para personas mayores. A continuación te explicamos cómo hacerlo: ponte detrás de una silla firme y sólida (no con ruedas) y agárrate al respaldo de la misma. Levanta el pie derecho y haz equilibrio sobre el izquierdo. Mantén esa posición todo el tiempo que puedas y luego cambia de pie.

Coloca el pie derecho delante del izquierdo de forma que el talón del pie derecho toque la parte superior de los dedos del pie izquierdo. Mueve el pie izquierdo delante del derecho, apoyando el peso en el talón. A continuación, desplaza el peso hacia los dedos del pie. Repite el paso con el pie izquierdo. Camina así durante 20 pasos.

Póngase de pie con los pies separados, de modo que el espacio entre ellos sea del mismo ancho que sus caderas. Asegúrate de que ambos pies se apoyan firmemente en el suelo. Manténgase erguido, con la cabeza a la altura. A continuación, transfiera su peso al pie derecho y levante lentamente la pierna izquierda del suelo. Mantén esa posición el mayor tiempo posible (pero no más de 30 segundos).

Ejercicios para el equilibrio y la coordinación

El equilibrio es algo que la mayoría de nosotros da por sentado. No solemos pensar mucho en él a menos que experimentemos problemas, como mareos, inestabilidad o incluso caídas. Mantener la estabilidad o tener un centro de gravedad firme es fundamental para una serie de actividades cotidianas y para la seguridad física. Por ejemplo, tareas comunes como caminar, subir las escaleras e incluso poner el cuerpo en pie desde una posición sentada requieren equilibrio. Un buen equilibrio también equivale a una buena postura. Las tareas de equilibrio se deben a la propiocepción; la capacidad de percibir la posición, la ubicación y la orientación de cada parte del cuerpo en relación con otras partes.    Mantener el control del cuerpo puede resultar más difícil con la edad.    Puedes evitar el declive y mantener tu sentido del equilibrio agudo con estos ejercicios básicos.

– Manteniendo la cabeza recta, respire profundamente y levante lentamente la pierna derecha del suelo. A medida que te sientas más seguro con la posición, sube la pierna hasta que la rodilla esté lo más cerca del pecho que puedas manejar cómodamente.

Beneficios de los ejercicios de equilibrio

Perder peso y ponerse en forma son objetivos que merecen la pena, pero puede que te encuentres un poco confundido en cuanto a qué actividad física funcionará realmente bien para ti y tus objetivos. Consulta a continuación nuestra lista de grandes actividades y lo que se consigue con ellas, y consúltala mientras diseñas tu entrenamiento.

A continuación también encontrarás las calorías quemadas al realizar cada actividad durante 30 minutos y los principales grupos musculares utilizados en cada actividad. Aunque la mayoría de las actividades tonifican y fortalecen los músculos de todo el cuerpo, hay grupos musculares principales que se trabajan más durante cierta actividad.

Las calorías indicadas a continuación en cada actividad son para una persona de 70 kg (155 lbs). Si pesa más de 70 kg (155 lbs), quemará un poco más, del mismo modo, si pesa menos de 70 kg (155 lbs), quemará un poco menos. Además, cuanto mayor sea la intensidad de tu entrenamiento, más calorías quemarás.

Caminar es una actividad de bajo impacto ideal para alguien que se está iniciando en el fitness y está aprendiendo sus capacidades. Caminar al aire libre proporciona una estimulación visual y, normalmente, quema más calorías que caminar en una cinta. Sin embargo, el ritmo indicado anteriormente puede ser demasiado lento para las personas en mejor forma física. Caminar a 4 mph (o 6,4 km/h o 15 min/mi) es más probable que sitúe a las personas más en forma en una zona de ejercicio moderadamente intenso. En este caso quemarías unas 165 calorías en media hora.

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad